DICEN QUE FAMILIARES DEL PRESUNTO CULPABLE SE DEDICAN A AMEDRENTAN A LOS TESTIGOS

Isabel Leticia Leclerc
Santo Domingo

Los padres del joven Claudio Francisco Duarte Caamaño Vélez, quien resultó muerto el 12 de marzo del 2012 durante un incidente ocurrido en un colmadón en Pizarrete, Baní, reclaman que la justicia sea efectiva en el caso de su hijo y denuncian recibir amenazas de parte de familiares de los implicados en el asesinato.

Los señores Fabiola Vélez y Claudio Caamaño alegan que los parientes del presunto culpable, Julio Aquiles Martínez, se han dedicado a amedrentar a los testigos del hecho para que se retiren o cambien su testimonio ante los tribunales, y lamentan que en parte lo han conseguido. “Se han robado la puerta de hierro, que con un peso de 700 libras estaba a la entrada de la finca donde vivimos desde hace 12 años y nos mataron cuatro perros guardianes, lo que aumenta la inseguridad de nuestras familias”, sostienen.

Señalan que han recibido la amenaza de que si continúan acusando de cómplice del asesinato a un testigo las respuestas serán peores.

Durante una rueda de prensa, se quejaron ante la lentitud de las autoridades que tienen a cargo el caso, tras decir que ya van 19 audiecias y aún no se dicta una sentencia final. Aseguran que el pasado 27 de febrero, el sargento Luis Martínez, hermano del victimario, trató de asesinar en una fiesta al testigo Abraham Martínez, por lo que según narran, fue condenado a ser arrestado por su acción, pero se fugó del juicio. 

“Nosotros rogamos a Dios fortaleza y consuelo, pero lloramos a diario. No hemos hecho locuras por encima de todas las dificultades denunciadas, esperamos y exigimos justicia”, exclamaron.

Indicaron que han enviado cartas a los tres estamentos del Estado, en las que explican su situación para que su reclamo sea atendido y sus vidas preservadas. 

Fuente: Listín Diario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *