“No es mala idea ponerle un impuesto a utilidades de la Barrick Gold”

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, consideró ayer que no es mala idea poner un impuesto a las utilidades extraordinarias que recibe la minera Barrick Gold por la venta de oro en el mercado internacional. “Los anglosajones crearon el concepto de tasas de impuestos por utilidades extraordinarias que no sería mala idea aplicar en estos momentos a actividades como el oro, la minería de oro y otros minerales con las ganancias extraordinarias que están logrando, más porque es un recurso que no se produce, se extrae, y que pertenece al pueblo dominicano”, expuso Correa, quien tiene un doctorado en  economía.
El presidente ecuatoriano, que logró nacionalizar la petrolera de su país que era operada por una empresa estadounidense, comentó que si el precio del oro en lugar de subir, estuviese bajando en el mercado internacional, los ejecutivos de la Barrick estarían presionando a la República Dominicana para lograr una renegociación de los contratos.
Sobre la experiencia que tuvo su país, Correa reflexionó que ese tipo de decisiones conllevan riesgos porque se apuesta a perder o ganar. “La apuesta resultó exitosa, pero pudimos fracasar. Cuatro empresas se nos fueron, dos o tres han demandado, algunas al ver la defensa férrea del país han querido regresar con las nuevas reglas de juego. Pero, insisto, hay estrategias y hay estrategias y yo respeto mucho la estrategia elegida por el gobierno dominicano”, apuntó.
Correa no quiso entrar en mayores detalles sobre el tema del conflicto del Gobierno dominicano con la minera. “No quisiera opinar por delicadeza sobre lo que esté haciendo el presidente Medina y el Gobierno dominicano, creo que han tenido posturas muy valientes para defender los recursos de los dominicanos”, dijo. El presidente Danilo Medina, el pasado 27 de febrero, les advirtió a los ejecutivos de la Barrick que si no accedían a renegociar los contratos de explotación de la mina de oro de Pueblo Viejo, en Cotuí, enviaría al Congreso un proyecto de ley que crearía un impuesto sobre las ganancias inesperadas de la minera. Correa emitió sus opiniones en el marco de una entrevista en Multimedios del Caribe, realizada por los directores de elCaribe, Osvaldo Santana y de CDN, Nuria Piera.
“América Latina ha perdido demasiado tiempo para el desarrollo”
Correa, que en una encuesta reciente salió como el presidente más popular de América Latina, dijo que los asuntos de su país le toman “25 horas al día” y alegó falta de tiempo de dedicarle a los problemas de la región, pero dijo que está dispuesto a servir hasta la muerte en la “gran patria chica y a la gran patria grande”. El gobernante abogó por la unidad de los pueblos de la región para buscar lo que calificó como la segunda independencia de América Latina para combatir “el yugo que ha impedido salir adelante y que se ha convertido en un lastre para el desarrollo”.
¿Por qué América Latina teniendo todo para ser la región más próspera del mundo su desarrollo ha permanecido en los siglos? Se preguntó Correa. “La clase política que nos dominó fue excluyente, generadora de iniquidad”, se respondió el gobernante y señaló como los principales generadores de pobreza en América Latina al Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.
“Ese yugo, su peso ha disminuido, pero sigue siendo un lastre para el desarrollo, algo ilegítimo, ilegal, inmoral”, agregó sobre esos organismos internacionales. “Hemos perdido dos siglos desde que nos independizamos políticamente, entonces hay que lograr la segunda y definitiva independencia, la miseria, la de la explotación, la del neocolonialismo”, instó.
“Liderazgo América Latina es un trabajo en equipo, no de iluminados”
Cuestionado sobre las alusiones que se han hecho de que él podría asumir un liderazgo regional, Correa analizó que enfrentar los problemas latinoamericanos es un trabajo de equipo, no de iluminados. “A Hugo yo lo admiraba muchísimo porque con todos los problemas que tenía en Venezuela y, ¡ caramba!, pocas veces en la vida y creo que nunca, he visto a alguien en la vida tan vilipendiado, deformado por la mala fe de cierta prensa y algunos opositores también. No sé cómo sacaba tiempo al tiempo para supervisar el ALBA, viajar por todo el mundo, yo no puedo”, dijo.
Sin embargo, apuntó que está dispuestos a dar la vida por “esta misión, que el destino nos ha impuesto, pero trabajaremos donde se nos necesite, sin buscar nada para nosotros, estamos aquí para servir a nuestra gran patria chica y a la gran patria grande, a nuestra América, como la llamaba Martí”.
Dijo que hay mucho liderazgo en América Latina que los pueblos cambian, pero no por un líder porque son simplemente facilitadores del cambio. “No se trata de sustituir a nadie, cada quien es cada cual. Hugo fue un extraordinario amigo, lo admiré mucho en vida y lo aprecié muchísimo por todo el tiempo que se daba para preocuparse por toda la política mundial. Yo creo que con lo que tengo que hacer en Ecuador ya tengo 25 horas diarias”, dijo Correa que en mayo jurará por un nuevo mandato presidencial.
Economía es bienestar humano, no es tener buenos indicadores macroeconómicos
Correa, quien gobierna a Ecuador desde el 2007, dijo que con la renegociación de la deuda su país pasó por pago de ese servicio del 23 por ciento del presupuesto a menos del 6%, lo que implicó unos ocho mil millones de pesos que fueron invertidos en programas de desarrollo. Correa culpó a los economistas de las altas deudas que enfrentan los países latinoamericanos.
“Los economistas nos han impuesto como técnica lo que es pura ideología y como ciencia, lo que son políticas en función de ciertos sectores básicamente de capital financiero”, expresó.
“Hay que conocer mucho de economía para decirle a la gente, así no tiene que ser y lo hemos demostrado en Ecuador, dijo. El experto en finanzas agregó que los economistas deben manejar conceptos, pero que eso es lo que menos hacen y “entender que la economía es bienestar humano, no tener buenos indicadores macroeconómicos, tener contentos a los banqueros o tonterías como que quiebra el país pero hay que pagar la deuda porque ese es el principio sacrosanto, eso es pura ideología disfrazada de ciencia”.
“Hemos superado los errores del socialismo tradicional”
El presidente Rafael Correa, al abordar el proceso de cambio que ha iniciado en su país y que ha denominado como Revolución Ciudadana, sostuvo que los países de América Latina que han tenido  procesos de cambio como Venezuela, Argentina, Bolivia, Cuba y Uruguay, comparten factores comunes del socialismo tradicional. “Pero hemos superado los errores del socialismo tradicional y entre países, cada país es una realidad distinta, y de hecho, uno de los errores del socialismo tradicional, fue tener la misma receta para cualquier situación, pero cada país tiene sus claras y grandes especificidades”, explicó el gobernante.
Agregó que la revolución hay que hacerla rápido. De entrada Correa descartó la clase política para motorizar el cambio. “Nuestra clase política ya ha fracasado totalmente, y por eso la base de nuestra propuesta fue una asamblea constituyente, una nueva Constitución porque esa clase no representaba a nadie”, dijo al referir la inestabilidad política que vivió su país antes de su llegada a la presidencia.
Manifestó que otra de las grandes diferencias del socialismo tradicional con el del siglo XXI es que ya no se busca el poder con métodos violentos porque eso causó más daños que beneficios. “Ahora nuestros soldados son los ciudadanos y nuestras balas son los votos”, dijo.
1.5 millones de ecuatorianos han salido de la pobreza
Precisó que su país está entre los tres de América Latina que ha logrado mayor reducción de la pobreza, según los datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). “Encontramos el país entre los más desiguales de América Latina y ahora es de los más equitativos y eso nos llena de orgullo”. Afirmó que en seis años que lleva como presidente de Ecuador, 1.5 millones de ecuatorianos han salido de la pobreza.  “Los modelos más exitosos de desarrollo, Corea del Sur, Singapur, Taiwán se han tomado 30 y 35 años y no siempre en condiciones democráticas”, dijo, al referirse a la rapidez de los resultados de la lucha contra la pobreza en Ecuador. Refirió que, en promedio, Ecuador ha sido de los países que más ha crecido del 2007 al 2012. En el 2011 experimentó una tasa de crecimiento económico de 7.7 por ciento y en el 2012 de 5%, niveles que consideró altísimos.

“Los medios son un poder fáctico”

Al referirse a la batalla que ha librado con los medios de comunicación en su país, Correa afirmó que hay muchos medios de prensa que han  perdido el poder. “Ya nadie les cree, están desesperados. Antes eran los que ponían y sacaban presidentes, los que legislaban, los que juzgaban, pero ya la gente no les cree”, subrayó. Dijo que es lógico que la ideología en la que cree tenga conflicto con un poder fáctico como el que representan los medios de comunicación. Dijo que los medios dominaban a Ecuador y gran parte de América Latina. “No nos engañemos, solamente la verdad nos hará libres si queremos una América Latina libre, tenemos que ver estas cosas con frontalidad, así tengamos el linchamiento mediático de dictadores, que no aceptamos críticas de periodistas heroicos que denuncian nuestra corrupción”, expresó. Dijo que los medios de comunicación quitan y ponen gobiernos en nombre de la libertad de expresión. “Esto se mitiga con la democratización de la propiedad de los medios, con muchos inversionistas y profesionales y se mitiga con ética que es lo que menos existe en ciertos medios”,afirmó.

El TLC es una falacia del siglo XXI

Al defender su decisión de negarse a firmar un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos (TLC), Correa calificó ese tipo de acuerdo como falacias del siglo XXI. Dijo que los demás países de América Latina lo que deben hacer es lo que hizo la potencia norteamericana para desarrollarse cuando tenía ese nivel de subdesarrollo. “Estados Unidos resistió el libre mercado con Inglaterra, aprendamos un poco de historia y no caigamos en los errores de siempre”, aconsejó Correa a los gobiernos de la región.

Defendió con ímpetu el asilo de Assange

Correa defendió con vehemencia su decisión de darle asilo político al fundador de Wikileaks, Julian Assange, porque lo hizo en pleno uso de la soberanía y que para ello no tiene que pedir pedirle permiso a nadie ni explicarle a nadie. “La única vez que hablé con Julian Assange fue cuando me hizo una entrevista, jamás he hablado con él”, aseguró. Dijo que las relaciones con Gran Bretaña continúan sin problemas, porque el asilo a Assange no tiene porqué ofender a esa nación.

Fuente: El Caribe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *