El hombre que la emprendió a tiros contra un camión cargado de personas en El Seibo tomó esa terrorífica decisión enojado porque su novia no lo quería.En su arrebato por el despecho de no ser correspondido por la mujer que amaba, Gerald Lorens de la Cruz Silvestre, de 32 años, buscó primero una pistola y la descargó contra un camión marca Hiunday, donde iba una niña de cuatro años que fue mortalmente impactada con varios disparos.
Poseído por una rabia descomunal, De la Cruz Silvestre disparó indiscriminadamente contra el camión consciente de que su amada iba a bordo del vehículo al que atacaba sin piedad.
Cuando ya no tuvo más balas en su pistola, el despechado sujeto buscó una escopeta y prosiguió su insólita acción.
Ya la niña Adeline Peralta Berroa estaba muerta por los disparos que penetraron en su tierno cuerpecito. Pero el  hombre seguía disparando e hirió a otras nueve personas, que fueron trasladadas y atendidas en diferentes hospitales de la región Este del país.
Uno de los heridos, identificado como Evertz Ramírez, se encuentra en la unidad de cuidados intensivos del hospital Darío Contreras, en la capital. La agresión se produjo durante una cabalgata que era celebrada en el sector Caciquillo, de El Seibo. Los demás baleados son Máximo Reyes (Cocolo), de 43 años; Vicente Castro Ciprián, de 50; Guinet Rosario, de 4; Livio Antonio Javier, de 24; Katerin Elizabeth Hernández, de 26; Savina Pérez, de 21; Wanner Mercedes, de 19, y Domingo Rodríguez, de 45.
Después de herir a estas personas, y quizás sin saber que su demencia pasional había segado la vida de una criatura de cuatro años, el infeliz enamorado se encerró en una de las habitaciones de su vivienda y se quitó la vida ahorcándose.
De la Cruz Silvestre vivía en la calle Víctor de Castro número 7, del barrio Los Coquitos, en El Seibo.

La Policía indaga sobre armas usadas en ataque

El informe preliminar de la Policía refiere que el ataque se produjo cuando De la Cruz Silvestre interceptó el camión marca Hyundai, blanco, placa l038719, en que transitaba el señor José Antonio Peralta, de 37 años, padre de la niña asesinada, y demás heridos. Las autoridades tratan de localizar la pistola, mientras que la escopeta es marca Armed, calibre 12 milímetros.

Fuente: El Caribe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *