Estados Unidos superó este miércoles los 400.000 casos confirmados del nuevo coronavirus, según el conteo de la universidad Johns Hopkins.

La pandemia ha dejado además al menos 12.936 muertos en Estados Unidos, que es el país del mundo con más infecciones confirmadas, con 401.116, según el conteo.

La cifra de fallecimientos en Estados Unidos se aproxima a la de Italia, el país más afectado hasta ahora con 17.000 muertos, seguido por España con 14.500 defunciones.

El presidente Donald Trump ha defendido su respuesta a la crisis, y el martes acusó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de reaccionar lentamente.

El mandatario estadounidense cuestionó que la OMS haya dado “una recomendación tan equivocada”, aparentemente refiriéndose a que el organismo de la ONU recomendara no restringir los viajes internacionales para contener el virus que primero se diseminó en China.