Jarabacoa-. Pese al júbilo, los pocos parientes que le quedan a Pedro Quezada, el dominicano radicado en Estados Unidos ganador del premio de US$338 millones del Powerball, lo asumen con cierto recelo.

Aunque hace ya 35 años que salió de la comunidad, algunos lo recuerdan como un hombre laborioso. Varios de los tíos y primos que dejó el ganador en su comunidad natal de Jarabacoa se negaron a conversar con reporteros, ante el temor de que criminales puedan aprovecharse.

La única que decidió hacer pública su alegría es Ileana Quezada, sobrina de Pedro Quezada. “Me sentí bastante bien y muy contenta, porque la alegría de ellos es la misma mía y la de nuestros familiares”, expresó al hablar con reporteros de elCaribe.

Aunque recibió una primera llamada de uno de sus tíos, Ileana dijo que llegó a dudar, pero cuando lo escuchó en los noticieros entonces pudo confirmarlo y hasta lanzó un grito de alegría.

La dama dijo que solo espera poder viajar hacia Estados Unidos y felicitar personalmente a su tío.

Pedro Quezada se presentó el pasado martes a la sede de Lotería de Nueva Jersey para reclamar oficialmente el premio, junto a su esposa, Inés.

Funcionarios de la lotería dijeron que Quezada había decidido aceptar las ganancias en la forma de una suma global equivalente a un valor de $221 millones, o alrededor de $152 millones después de impuestos.

Fuente: El Caribe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *