DODGE CITY, KANSAS, EE.UU. AP. Una tormenta invernal trajo ayer una intense nevada a diversos lugares de las llanuras centrales, causó el cierre de carreteras en el extremo oeste de Oklahoma y cuadrillas de trabajadores rociaban otra vez caminos con sal y arena apenas días después de que una nevada sin precedentes cubriera la región.

 Los meteorólogos también advirtieron de posibles tornados más hacia el sur.    Los expertos pronosticaron hasta 45,72 centímetros (18 pulgadas) de nieve cerca de Amarillo, Texas, y rachas de viento de hasta 104,6 kph (65 mph).   Las autoridades del Servicio Meteorológico Nacional en Kansas y Oklahoma emitieron alertas y advertencias de ventisca que durarían hasta ayer por la tarde mientras la tormenta, acompañada de nieve y fuertes vientos, se desplazaba hacia el este a través de Texas hacia Oklahoma, Kansas y Misurí.

Paul Braun, portavoz del Departamento de Transporte de Texas, dijo que las condiciones de nevasca y acumulaciones de nieve han hecho intransitables todos los caminos en el extremo norte de Texas.    “Es un buen día para quedarse en casa”, dijo Braun.

“Esta es un de las peores tormentas que hemos tenido en bastante tiempo”, agregó. “Y conocemos la nieve aquí”, apuntó.   

El Servicio Meteorológico Nacional emitió una advertencia similar de fuertes vientos y nieve para el áreade Kansas.

Cortesía del Hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *