Corea del Norte, el hermético régimen comunista, persiste en sus amenazas nucleares, a pesar del incremento de la presión internacional.

Corea del Norte podría estar preparando el escenario para efectuar la prueba de un misil o algún otro acto provocador con su advertencia de que no podrá garantizar en breve la seguridad de los diplomáticos en Pyongyang, dijo un funcionario surcoreano de seguridad nacional.

Las advertencias que emitió la semana pasada Corea del Norte se produjeron luego de semanas de amenazas bélicas y otras acciones para castigar a Corea del Sur y Estados Unidos por las actuales maniobras militares que efectúan ambos países, y por el apoyo de Washington y Seúl a las sanciones que impuso Naciones Unidas a Pyongyang por la prueba nuclear efectuada el 12 de febrero.

Debido a las tensiones entre Seúl y Pyongyang, el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur anunció que el presidente de esta estancia militar, general Jung Seung-jo, pospuso su visita a Washington.

El ministro de defensa surcoreano dijo que Corea del Norte trasladó un misil de “considerable distancia” a la costa este de esa nación posiblemente para efectuar un lanzamiento de prueba.

La descripción deja entrever que podría tratarse de un misil Musudan, capaz de alcanzar bases estadounidenses en Guam con su alcance estimado de 4,000 kilómetros.

Al citar la sugerencia de Corea del Norte de que los diplomáticos abandonen el país, el director de seguridad nacional de la presidenta surcoreana Park Geun-hye dijo que Pyongyang podría tener en sus planes lanzar un misil o efectuar otro acto de provocación, según la portavoz presidencial Kim Haing.

Durante una reunión con otros funcionarios surcoreanos, el funcionario, Kim Jang-Soo, dijo que otras acciones recientes norcoreanas son un intento de suscitar preocupaciones sobre seguridad y obligar a Corea del Sur y Estados Unidos a que propongan un diálogo.

Fuente: El Caribe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *