SANTO DOMINGO. El predominio de las redes sociales y su velocidad de rayo fue reiterado ayer con el rumor de la supuesta destitución de los jefes de la Policía, la DNCD y la Marina de Guerra.

Luego del desmentido de parte del presidente Medina, llegaron los lamentos por no observar una regla elemental para el que desea conservar credibilidad, que se llama “verificación”.Tan sonada fue la falsa versión, que cuentas de Twitter y portales digitales de algunos diarios, lo mismo que emisoras radiales y canales de televisión cayeron en la trampa.

En la redacción DL el dedo estaba sobre la tecla para “subir” la información, pero se prefirió seguir los procedimientos hasta comprobar la mentira, muy frecuente cuando se acerca el 27 de febrero. Habrá que esperar a ver quiénes de los que sonaron resultan beneficiados o perjudicados.

Mientras tanto, algunos de los que cayeron en el gancho se pueden contentar con escuchar “Rumores”, de Antonio Prieto, o “El Venao” y su “Son rumores, son rumores”, de Ramón Orlando.

Cortesía del Diario Libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *