Petromacorisanos, regocijados con la distinción al intermedista criollo

San Pedro de Macorís.- Saber que tenían que trabajar al día siguiente no fue obstáculo para que los habitantes la provincia de San Pedro de Macorís celebraran hasta bien entrada la madrugada el título del Clásico Mundial de Béisbol, conquistado la noche del pasado martes por la República Dominicana.

Al filo de las tres de la mañana, el malecón aún acogía a cientos de petromacorisanos, quienes con plátanos en mano y al grito de “¡Ahhh Lobinson Caano!” mostraban con júbilo el haber nacido en tierra dominicana y el de saber que uno de los hijos de “La Sultana del Este” recibía la distinción de Jugador Más Valioso del Clásico. La edad en esta fiesta no tenía límite.

Tal es el ejemplo de don José Justo Ortiz, quien con 68 años, disfrutó hasta más no poder esa noche. “Esa celebración me hizo recordar cuando las Estrellas Orientales ganaron el campeonato en 1968”, relató Justo Ortiz. “Fue algo grandioso. Me sentí como un muchacho de 25 años, aunque hay que entender que los huesos no son los mismos (risas)”, agregó.
Otro de los escenarios que también congregó a varios seguidores del pasatiempo de los dominicanos fue el parque central de aquí, en donde a su alrededor, varios establecimientos proyectaban el encuentro que fue transmitido por CDN. “Muchos optamos por quedarnos en el parque. Queríamos ver a Canó pegar un palo. No es lo mismo estar en el malecón que ver el juego en el parque. El movimiento aquí era más tranquilo. Muchos prefirieron bajar con sus familiares”, sostuvo María Celeste Jiménez.

Algarabía por doquier
Transitar por las principales calles y avenidas de “La Sultana del Este” se hacia cada vez más difícil, expresa Juan Carlos Morillo, residente en el Ingenio Porvenir, debido a la integración de los petromacorisanos a la celebración.
“¡Ahhh Lobinson Caano!” era una de las frases más articuladas por los fanáticos que tomaron las vías para celebrar a su compueblano, el también intermedista de los Yankees, indica Morillo. “Como petromacorisanos nos sentimos muy orgullosos de él (Canó). Con su actuación quedó demostrado que es un jugador que vale mucho dinero”, agregó.
Canó concluyó el torneo con .469 de promedio, pegó dos jonrones, impulsó seis carreras y también anotó otras seis. Se destacó en la primera ronda en Puerto Rico donde pegó nueve hits en 15 turnos y siguió en la segunda, Miami, al irse de 12-5. Ante Holanda tuvo de 2-1 y recibió un par de boletos y otra más en el primer episodio de la final ante Puerto Rico. La cantidad de imparables (15) son un récord para el evento mundialista. Dominicana obtuvo por primera vez el título del Clásico Mundial de Béisbol al derrotar a Puerto Rico 3-0 en el AT&T Park de San Francisco, California. “No era raro ver a muchas personas con plátanos en las manos, latas, las bocinas de los vehículos que no cesaban de sonar y otros objetos ruidosos por las calles de aquí anunciando la victoria”, dijo Melvin Mojica.

Familiares de Canó dieron seguimiento

Periodistas de Multimedios del Caribe visitaron la casa del padre de Robinson Canó, José Canó, con la finalidad de obtener una reacción sobre lo sucedido el martes. “Feliz, feliz, feliz” fueron las primeras palabras de Charlie Canó, tío del joven jugador. “Disfrutamos al máximo este triunfo y ver como Robinson se compenetraba en cada uno de los partidos. A medida que Dominicana iba avanzando, ese sentir se dejaba ver en Robinson”, agregó.

LAS OPINIONES

Charlie Canó
Tío de Robinson Canó
“Fue súper emocionante ver por primera vez en tres torneos como la República Dominicana lograba sus metas. Desde Puerto Rico veía como ese objetivo se cristalizaba poco a poco hasta llegar a su final”.

Luis Manuel Vargas
Empleado público
“Fue un triunfo sensacional. Fue algo grandioso lo que se vivió anoche (el martes) en San Pedro de Macorís. Este partido quedará grabado en la historia del deporte dominicano”.

Raymond Pérez
Empleado privado
“Lo que hizo Robinson Canó en el Clásico es un mensaje para todos los jóvenes del país, de que en la vida todo es posible. San Pedro de Macorís ha dado muchos peloteros valiosos y Robinson es uno de ellos”.

Miguel Mota
Empleado público
“Aquí no había un lugar que no estuviera viendo el juego. Todo estaba lleno. Si hubiesen abierto las puertas del estadio Tetelo Vargas, también se hubiese llenado”.

José Justo Ortiz
Residente en San Pedro
“Es un triunfo que va a ser comentado por mucho tiempo en la historia ya que un triunfo de esta naturaleza nunca se había visto, ni en las Grandes Ligas”.

Carlos José Ramírez
Motoconchista
“Después que el juego terminó, tomamos la calle Domingo Charro hasta llegar al malecón, donde disfrutamos hasta tarde de la noche el triunfo dominicano”.

Félix Rijo
Motoconchista
“Las calles de San Pedro de Macorís estaban llenas. La gente me abordaba para que los llevara al malecón a celebrar. Fue una fiesta grande la que hubo aquí”.

Fuente: El Caribe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *