WASHINGTON. AP. El grupo bipartidista de ocho senadores introdujo ayer, miércoles,  un esperado proyecto de ley de reforma migratoria que condiciona a un reforzamiento de la seguridad fronteriza la opción de la naturalización para los 11 millones de inmigrantes sin papeles.  

 El republicano Marco Rubio, uno de los ocho autores, admitió en un comunicado que el proyecto de ley “no es perfecto, pero confío en que un proceso abierto y transparente a las sugerencias del público lo hará mejor”.   

El documento, negociado a puertas cerradas durante meses y presentado al Senado en la madrugada del miércoles, está numerado S. 744 y lleva como título “Proyecto de Ley 2013 para la Seguridad Fronteriza, Oportunidad Económica y Modernización Migratoria”. 

  Sectores conservadores ven al proyecto de ley como una recompensa inmerecida para personas que ingresaron a Estados Unidos violando las leyes, mientras que activistas al otro lado del espectro consideran injusto condicionar la opción de la naturalización a la mejora de la seguridad fronteriza. El presidente Obama quiere se apruebe pronto.

Fuente: Hoy Digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *