Caracas.-Venezuela rechazó ayer  las afirmaciones de una vocera del Departamento de Estado sobre una posible transición ante las complicaciones de salud que enfrenta el presidente Hugo Chávez, y consideró los comentarios de la funcionaria como una “grosera injerencia”.

El gobierno venezolano objetó en un comunicado la declaración que realizó en la víspera la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, y calificó sus expresiones como una “nueva y grosera injerencia del gobierno de Washington en los asuntos internos de Venezuela”.    

“Las especulaciones de la referida vocera sobre la situación del presidente Hugo Chávez y sobre las instituciones venezolanas, han generado una profunda indignación en el pueblo de Venezuela, que hoy acompaña con entusiasmo y sentido afecto al comandante presidente”, señala el comunicado.    

Al ser consultada sobre el retorno de Chávez a Venezuela, Nuland indicó a la prensa que es un asunto “para que los venezolanos decidan cómo la transición tendrá lugar”.  

  “Como saben, hubo una elección pero no ha habido una juramentación. Si el presidente Chávez quedara incapacitado permanentemente para gobernar, entendemos que la Constitución venezolana exige que haya una elección para designar a un nuevo presidente”, agregó la portavoz.

    Chávez arribó el pasado lunes al país, en medio gran hermetismo, tras pasar 70 días en La Habana donde fue sometido el 11 de diciembre a una compleja operación por la reincidencia de su cáncer.    

El presidente boliviano Evo Morales, durante un breve paso por Caracas en la víspera, visitó el hospital donde está internado Chávez y se reunió con los familiares del gobernante, confirmó una de las hijas del mandatario, María Gabriela Chávez, en un mensaje de su cuenta de Twitter.    

“Hermoso encuentro con nuestro hermano Evo. Vino a darnos su apoyo y expresarnos el amor del pueblo boliviano”, dijo en la víspera la hija del gobernante en su cuenta de la red social.    

La ministra boliviana de Comunicación, Amanda Dávila, confirmó  que Morales no pudo reunirse con Chávez.    El regreso del gobernante desató el pasado lunes gran alegría entre sus seguidores, que realizaron concentraciones en el centro de la capital y frente al hospital donde está internado Chávez.

    “Venezuela está llena de amor y alegría porque tenemos al comandante Hugo Chávez Frías aquí en nuestra patria”, afirmó el miércoles el vicepresidente Nicolás Maduro.    

Durante un acto en la capital, Maduro dijo a la televisión estatal que el mandatario atravesó una etapa “muy difícil” en el postoperatorio de casi 45 días, y que luego de pasar a la segunda fase de los “tratamientos complementarios”, decidió retornar al país para continuarlos.

Cortesía de El Día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *